BIENVENIDOS

En España el respeto es revolucionario. Fernando de los Ríos.

Buscar en este blog

PROVINCIAS Y CLASES AGRÍCOLAS HACÍA 1797


Las provincias con una mayor proporción de jornaleros, por orden de importancia, eran: Sevilla, Córdoba, Jaén, Granada, Murcia, La Mancha, Toledo, Extremadura y Cataluña, zonas en donde los jornaleros suponían más del 50% de los trabajadores del campo.
Los arrendamientos, por su parte, tenían un mayor peso en Asturias, Soria, Galicia, León, Valencia, Toro, Zamora, Ávila, Valladolid, Salamanca y Guadalajara. 
Por tanto, en la España del siglo XVIII predominaban los jornaleros y los arrendatarios, siendo mucho menor el número de propietarios. Dicha situación determinaba una notable precariedad de las condiciones de vida de la población campesina, aunque existían diferencias según las zonas.
- En Cataluña, donde predominaba los contratos enfitéuticos, los campesinos gozaban de cierta estabilidad.
- En Galicia y Asturias los arrendamientos se mantenían fijos durante tres generaciones, pero la falta de tierras provocó su sucesiva división hasta que las propiedades resultaron insuficientes para mantener a  una familia (minifundio).
- En el sur de Castilla, Extremadura y Andalucía los campesinos soportaban las peores condiciones al predominar los grandes latifundios y unos arrendamientos de corta duración.
Los señores aumentaban las rentas a su antojo y los jornaleros eran incapaces de acumular el mínimo excedente. 
Paralelamente, la ganadería ovina extensiva ejercía una fuerte competencia a través de los privilegios de que gozaba la institución de la Mesta.
La gran precariedad en que vivía la población campesina de estas zonas, unida al mantenimiento de una estructura de la propiedad de tipo latifundista, sería origen de grandes tensiones sociales a lo largo de todo el siglo XIX y buena parte del siglo XX.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...