TEXTO. EL GOBIERNO POLISINODIAL.

                                                   
La clave del gobierno de la Monarquía católica bajo los Austrias está en el sistema polisinodial que arranca de la reorganización hecha por los Reyes Católicos...
Ya entrado el reinado de Carlos I, la Monarquía está asistida por cinco Consejos principales y otros de menos entidad. Los cinco mayores estaban en relación con otras tantas materias de gobierno de primera magnitud: Consejo Real, Consejo de Estado, Consejo de Hacienda, Consejo de la Inquisición y Consejo de Indias.
Y algo que hay que destacar: el título de Consejo, que nos señala su carácter de organismo asesor, que dejará las decisiones en manos de la Corona. O lo que es lo mismo, no debemos olvidar que estamos ante una monarquía autoritaria. 
La importancia de esos cinco grandes Consejos (Real de Castilla, Hacienda, Inquisición e Indias) estribaba en que estaban vinculados a los principales aspectos de aquel reinado: Castilla, como núcleo de la Monarquía; Estado, llevando todo lo referente a la política exterior; Hacienda, responsable de los ingresos y del control del gasto público; Inquisición, que demostraba el carácter confesional de la monarquía en su línea más intransigente; y, finalmente, Indias, que era el Consejo que controlaba el Imperio de Ultramar, que era una de las características más destacadas, la que marcaba el rasgo imperial de la monarquía. 
En efecto, si los Consejos Real de Castilla, Estado, Inquisición y Hacienda eran los principales, todavía falta mencionar otros que, aunque de menor cuantía, sirven para comprender el funcionamiento de la Monarquía. 
Tales Consejos podían dividirse en dos grupos muy distintos; los que afectaban a una determinada materia de gobierno y los vinculados a grandes áreas de aquella monarquía supranacional...
El resto de los Consejos son ya de los llamados de competencia nacional para las diversas piezas de aquella Monarquía supranacional; Aragón, Índias, Navarra, Flandes, Italia y Portugal. Pero a diferencia del Consejo Real de Castilla, que gobernaba directamente la Corona de Castilla, estos Consejos no lo hacían sobre sus respectivos territorios, dirigidos como estaban por virreyes y gobernadores...Sus consejeros eran letrados, expertos por tanto en dictaminar si los privilegiados de aquel reino habían sido humillados. De todos ellos, el más importante era el Consejo de Aragón, que asesoraba sobre la otra gran pieza hispánica de la Monarquíca. Su fundación arranca en 1493, y es el primero desgajado por los Reyes Católicos, con jurisdicción entonces sobre todos los reinos de aquella Corona, tanto españoles como italianos: Aragón (reino), Cataluña, Valencia, Mallorca, Cerdeña, Sicilia y Nápoles. Su importancia estriba en que, al ser mucho más numerosos los privilegios de aquellos reinos, resultaba más conflictivo su gobierno y más dificultoso evitar caer en casos de ilegalidad, muy protestados por los pueblos afectados...
Y éste sería el entramado del sistema polisinodial que permitió a los Austrias gobernar el primer Imperio de los tiempos modernos...
M. Fernández  Álvares: Felipe II y su tiempo. Espasa Calpe, Madrid, 1998. pág. 47-74. 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...