MODELO DE DISTRIBUCIÓN DEL PRODUCTO AGRARIO EN EL ANTIGUO RÉGIMEN


El esquema nos muestra cómo casi la mitad (el 43%) del producto obtenido por el campesinado se destina al pago de impuestos, lo que pone de manifiesto la elevada carga contributiva  que debía soportar. 
Del 57% restante,  casi la mitad, se debía guardar para poder seguir produciendo (es decir, era grano para sembrar al año siguiente); solo una cuarta parte del total se destinaba al mantenimiento de la familia, y un reducido 7% se dirigía al mercado con el fin de obtener dinero en metálico.
Lo poco que se conseguía iba generalmente destinado a la compra de útiles (reposición de instrumentos, por ejemplo), al pago de determinados servicios (ropa, alquileres, curas, etc..), con lo que las posibilidades de ahorro eran escasas o nulas.
La imposibilidad de generar un excedente que permitiera una acumulación de capital convertirá a las familias campesinas en extremadamente vulnerables.
Una sola mala cosecha las podía arruinar y condenarlas al hambre, al tiempo que aumentaba su dependencia respecto de los señores (a menudo, convertidos en prestamistas). 
La reinversión campesina, por tanto, era casi inexistente, y las posibilidades de acceder a la propiedad, nulas. 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...