EL MOTÍN DE ARANJUEZ

El 13 de marzo Godoy llegó a Aranjuez procedente de Madrid y se tomó la decisión de trasladar la corte a Sevilla el día 15 (...) al mismo tiempo se mandaba venir sin estrépito tropas a gran parte de los tropas que se encontraban en Madrid. Esta decisión sirvió para que los partidarios del príncipe de Asturias mostraran de forma paladina su oposición al viaje real que habría supuesto la pérdida de la presunta amistad y protección de Napoleón, y lograsen unificar a todas las fuerzas políticas del país. De entrada hicieron correr la voz que había salido la orden de viaje de los reyes, creando en Aranjuez un clima de intranquilidad y disgusto (...)
En Aranjuez se intento eliminar el descontento y la agitación que se palpaba mediante una proclama de Carlos IV en la que se desmentía la posibilidad de cualquier viaje (..) pero no por esto el pueblo dejo de seguir desconfiando y vigilante, entre otras cosas, porque seguían  llegando tropas al Real Sitio alcanzando la cifra de 10.000 soldados, número excesiva para una población que no llegaba a 4.000 almas. Además, el conde de Montijo y otros nobles habían soliviantado a los habitantes de los pueblos limítrofes para que acudieran a Aranjuez en defensa del rey. El plan que debía ser la caída de Godoy estaba dispuesto para el momento que Carlos IV, que sin duda terminaría obedeciendo la valido, abandonase el Real Sitio de Aranjuez. Hay, por tanto, en este plan tres componentes: una dirección nobiliaria, la utilización del pueblo y el apoyo del ejército.                              
Ángel Martínez de Velasco, Historia de España, vol. 12.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...