La situación del campo andaluz a principios del siglo XX

Los que suscriben, en representación de la Sociedad de agricultores y similares, […], y en el deseo de que el Instituto pueda hacer un minucioso estudio para la elaboración de un proyecto de Ley que dé satisfacción en la mayor cantidad posible a los obreros agrícolas en Andalucía, tienen el honor de exponer lo siguiente:
1.º Que el origen de los actuales conflictos es motivado por la carestía de las subsistencias, de una parte, y de otra la intransigencia de la clase patronal, opuesta siempre a conceder aumentos en los salarios en proporción a cómo en esta provincia están las subsistencias […].
[…] el jornal en metálico es el mismo, y además en especies (aceite, vinagre, ajos y sal), se les da una cantidad no mayor de 40 céntimos.
En lo que afecta a los alojamientos (dormitorios), son pésimos, y ninguno, por lo regular, reúne condiciones de salubridad […].
Memoria para el Instituto de Reformas Sociales.
Montilla, a 19 de febrero de 1919
La sociedad La Parra Productiva, de Montilla (Córdoba), en su informe a la comisión del Instituto de Reformas Sociales, estimaba que para que viviese una familia de trabajadores del campo andaluz, en 1919, eran imprescindibles:
- 3 kilos de pan,
- 2 tazas de habichuelas,
- 1 libra de arroz,
- 100 gramos de tocino,
- 2 panillas de aceite,
- 1 trozo de jabón,
- picón para el brasero,
- ropa de uso, hilo y calzado,
- dinero para el alquiler diario.
En total representaba 4,55 pesetas diarias. Como se observa no se consideran otros gastos (por ejemplo, sanitarios). Sin embargo, el salario medio no pasaba de 3,25 pesetas, lo que necesariamente tenía que compensarse con los destajos en tiempo de siega, el trabajo de las mujeres y niños en tiempos de vendimia o aceituna, etc. 
Tuñon de Lara, M, Claves de la Historia Social. Barcelona, 1982. Pág. 35. 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...