PRONUNCIAMIENTO

En la España del siglo XIX se denominó Pronunciamiento a la sublevación armada, en la que se pronunciaba públicamente un conjunto de ciudadanos en favor de una opción política determinada. Los pronunciamientos eran el resultado de conspiraciones en las que solían participar paisanos y militares; a su cabeza figuraba algún militar prestigioso que aparecía como dirigente máximo. Los hubo de varios tipos según su planteamiento ideológicos: moderados, progresistas, democráticos..
A partir de la restauración absolutista de Fernando VII en 1814, se comenzaron a producir pronunciamientos en la vida política española. Fracasaron los de Porlier, Lacy, Mina, etc. Pero, al fin, triunfó en 1820 el de Riego, que dio paso al Trienio Liberal.
A lo largo del siglo XIX hubo otros muchos, la mayor parte fracasados: Zurbano, O´Donnell, Prim, Serrano fueron generales que protagonizaron pronunciamientos: el último fue el republicano del general Villacamapa, en 1886, que no tuvo éxito.
Su importancia histórica radica en dos aspectos:
a) Por un lado, son determinantes en muchos cambios de la vida política española en el siglo XIX. Cambios de régimen y de gobierno debidos a pronunciamientos fueron los siguientes:
- El Trienio Liberal (Riego, 1820).
- La Década Moderada (Narváez, 1843).
- Bienio Progresista (O´Donnell, 1854).
- Revolución de 1868 (Prim, Serrano, Topete...).
- Fin de la Primera República (Pavía, 1874).
- Restauración de la monarquía borbónica (Martínez Campos, 1874).
b) Por otra parte, la abundancia de estos golpes de fuerza se relaciona con el rasgo característico de la historia contemporánea española, el militarismo o pretorianismo, es decir, la continua intervención de los militares en la vida política, que demuestra la debilidad del liberalismo español y de la sociedad civil ante las fuerzas de las armas. 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...