INOLVIDABLES

DISCURSO DE GRADUACIÓN.

Decía Antonio Machado que prefería las conversaciones a los discursos, yo soy también de esa idea y me gustaría que así se entendieran mis palabras, como una simple conversación, íntima si se quiere, con los alumnos que, en última instancia, son los verdaderos protagonistas esta noche.

Me gustaría también que mis palabras sirvieran de voz colectiva del conjunto de maestros y profesores que, desde aquellos lejanos días de vuestro ingreso en el instituto han puesto su empeño en convertiros en lo que ahora sois, sobre todo y ante todo, personas críticas preparadas para afrontar nuevos retos.

Es obligada, no obstante, la referencia a vuestra familia, en especial a padres y madres. Los hijos son una forma de dar vida a la vida, vida canalizada en forma de ilusiones compartidas y proyectos en común. Durante este año muchos de vosotros habéis sufrido con ellos, aunque algunas veces ellos, inmersos en un veloz ritmo de apuntes, exámenes y trabajos quizá lo han pasado por alto sin darse cuenta de que su desvelo, era también el desvelo de una madre preocupada por esa lámpara encendida hasta altas horas de la noche, un exceso de café y una preocupante falta de descanso. Muchos también habéis sofocado nervios producidos por la zozobra, la angustia y la ansiedad. Por ello, me gustaría daros la enhorabuena, esa ilusión llamada Francisco, Francisco Javier, Mª Ángeles, Miriam, Cristina, Sergio, Alexis, Lidia, Beatriz, Lorena, Olga, Rubén, Vicente, Sonia, Mª Gema, Alberto, Jennifer, Ana Cristina, Jesús Javier y Marta, no podría dejar sin mencionar también a los alumnos de 2º B, ha conseguido superar una meta, pero el camino continúa, y así debe ser, por ello me gustaría animaros a seguir al pie del cañón ahora que muchos de ellos afrontan una nueva etapa, de estudios formales, pero también in-formales. Vuelan del hogar, pero no os preocupéis que vuelven cada fin de semana con la mochila llena de ropa para lavar, los taper vacios para llenar y algún que otro préstamo que pedir para comprar ese libro que su profesor preferido acaba de publicar.

Y ahora los alumn@s. ¿Qué decir? Comenzamos en septiembre una travesía que ahora avista puerto, hemos pasado buenos y malos ratos, aunque seguro que con la perspectiva que da el tiempo se convertirán en inolvidables. Habéis navegado las aguas de la literatura con entrañables compañeros bohemios como Max Estrella, practicado inglés con la reina Victoria, razonado con Platón y Aristóteles, habéis ejercido de hombre del tiempo, algunos osados han derivado e integrado, incluso pasivos y activos que no terminaban de cuadrar, otros, imitando a Sísifo han subido y bajado por las dos vertientes de la montaña grecolatina y todos habéis montado en ese tiovivo que es la historia de España, agrietada y áspera la mayor de las veces pero también llena de momentos y personas, muchas de ellas anónimas, que nos han invitado a apostar siempre por la esperanza y el futuro.

Ahora empieza una nueva etapa, la del mundo del trabajo, la formación profesional o la universidad, es otro momento clave, iréis madurando y muchas de las ideas que nosotros sólo hemos dibujo en trazos finos irán cogiendo densidad, vendrán nuevas materias y nuevos profesores que pondrán todo patas arribas en un tejer y destejer continuo.

Yo suelo hacer un paralelismo, sin muchas pretensiones por mi parte, entre los años universitarios y la primera vez que observamos una pintura cubista donde los ángulos desde los que se contempla el objeto, que no sería otro que la vida y nuestro mundo, se multiplican para obtener así la cuarta dimensión o suma de todas las perspectivas. No es otra, aparte de formaros como buenos economistas, filólogas, maestras, médicos, ingenieros etc.., la semilla que debe seguir regando el conocimiento, pero un conocimiento comprometido, insolente e incluso disidente y no únicamente formal.

El Presente, que ahora demanda de vosotros, ahora más que nunca, pide algo más que ese extraño ente llamado capital humano, pide de personas, personas que apunten hacia la utopía como forma de dinamizar una realidad a veces opaca pero que siempre merece ser pensada.

Me gustaría terminar con dos ideas. La primera es la respuesta que el genial escritor Max Aub daba a aquellos que le preguntaban de dónde era, a la que él, que tenía reconocidas cuatro nacionalidades, pero aun así se consideraba un apátrida, siempre respondía con una lúcida intuición “se es de donde se hace el bachillerato”. Espero que podáis sentir lo mismo, si es así, nuestra labor, habrá sido, en buena medida, fértil.

Por último, y ahora sí, me gustaría apelar a la memoria, estoy seguro que a muchos de mis alumnos no les extrañará. Alguien escribió que la memoria es ese don que nos consiente tener reunida nuestra vida y llevaba casi toda la razón, decimos casi porque la memoria, además de tener reunida nuestra vida, que no es poco, la tiene ordenada, la memoria no conserva ni almacena, sino que destaca, señaliza, llama la atención, es como un lápiz con el que subrayamos acontecimientos, momentos, personas que nos han hecho ser quienes somos y que han hecho de nuestro mundo lo que ahora es, en otras palabras, cuando decimos de alguien que nos importa tanto que ha pasado a formar parte de nuestra memoria estamos afirmando algo más importante que la constatación de que este instalado entre nuestros mejores recuerdos, estamos afirmando que ha contribuido, de manera decisiva a darles sentido. No otra cosa es lo que me gustaría que recordarais de vuestro instituto, un lugar de añejo recuerdo donde en algún momento de eso que llamamos pasado alguien os enseño que al mundo hay que buscarle un sentido para en la medida de lo posible transformarlo.

Muchas gracias por todo chic@s. Ha sido un placer ser vuestro profesor y tutor. Hasta siempre.

11 comentarios:

Ana dijo...

Brillante discurso!!
Muchas Felicidades, Felix.

Anónimo dijo...

Grande.. muy grande!!

Anónimo dijo...

El discurso esta super bien .Me alegro mucho que este año hayas sido tú nuestro profesor ya que has sido uno de los profesores que más me ha ayudado y que más se ha preocupado de nosotros, quiero que sepas que has dejado huella en cada uno de nosotros sabes que en unos más que otros pero que sepas que para lo que sea estamos aquí para cualquier cosa y que muchas gracias por todo.
Lorena

Anónimo dijo...

Chicos de 2ºBach de Felix, apreciar a este señor profesor porque será muy complicado que volváis a tener otro profesor así. A mí me dio el año pasado en el instituto de mota del cuervo y este año se le hecha de menos, ya que hay pocos profesores que hagan lo que hace él, vídeos, trabajos, presentaciones, podéis discutir con él de lo que sea, a pesar de su ideología y su gran ironía, que no soy muy partidaria de ella jejejje es broma!! jeje Pero eso chicos habéis tenido un profesor estupendo y más culto q hay!! jeje Ya nos veremos en selectividad vale Felix. Un besitoo.
Natalia Fresneda

Anónimo dijo...

"SI HE LOGRADO LLEGAR A VER ES PORQUE HE SUBIDO A HOMBROS DE GIGANTES".
para ti Felix,GRANDE, GIGANTE... eres el mejor!!!!!!!

Félix González Chicote dijo...

Ya sabéis que no me gustan los hombre que se dicen hechos a sí mismos, yo no soy gran cosa, pero soy lo que he compartido con todos vosotros, eso si que tiene un valor inmensurable. Muchas gracias por todo.

Anónimo dijo...

¡Enorme, enorme!

Anónimo dijo...

todos sabemos que es un crack, un hombre con el que se puede discutir racionalmente, un hombre cargado de conocimientos listos para fusilar a todo aquel que quiera escuchar,un hombre capaz de hacer enterder la historia a todos aquellos que les parecia imposible... nunca se me olvidara felix ''La solucion es el metodo'' de tu alumno y amigo alexis! un abrazo

Félix González Chicote dijo...

Muchas gracias Alexis, sabes que me alegro mucho por tus resultados. En realidad he sido yo el que escuchando he aprendido muchas cosas de vosotros, entre otras que hay que hacer los temas de historia más cortos... Estudia para la PAEG que te conozco!! Un abrazo.

Anónimo dijo...

Gracias por el discurso Félix, y no sólo por eso, sino por todo lo que has echo a lo largo del curso por nosotros, eres muy grande, y creo que una persona que nos ha servido de gran ayuda sobre todo en este año tan difícil pues para muchos has sido de gran apoyo y nos has dado ese empujon que nos hacía falta.
No nos olvides, porque nosotros no lo haremos.
Un abrazo, Ana.

Anónimo dijo...

Después de un año de todo esto seguimos echando de menos aquellas clases de Historia de España. En las que el profe caracterizado por su ironía nos hacía reír y llorar cuando veíamos los miejas temas(el tema de 40 hojas) jeej. Las palabras se reducen a que fue un año con complicado pero con gente que valió mucho. Un abrazo a todos
Lorena

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...